viernes, 17 de julio de 2015

La Vida y Salud es el Derecho Humano Fundamental y Primigenio


Ayúdennos a salvar vidas por medio del mejor conocimiento, Lógico-Racional y Ético, de nuestros organismos


Américo González Bogen

La CREACIÓN es perfecta, como toda Obra del CREADOR. EL CREÓ La VIDA. Fenómeno-trascendental que necesitaba un Hábitat individual y este un Hábitat-colectivo de las diferentes Especies en un Ecosistema compartido; entre ellas, la Especie Humana.

El Creador diseñó un puñado de Partículas Órgano-Físicas  con potencialidades múltiples y, con su Hálito las difundió en el Universo-físico que antes había Creado. Nosotros somos ejemplos de la evolución de esas partículas en nuestro planeta Tierra. Y nosotros, con una Lógica. Razón y Ética que aspiro semejante a la del Creador, pero con la dimensión humana, tenemos capacidad de estudiarnos, analizarnos y comprendernos.  

Hoy sabemos que esas partículas se organizaron en lo que conocemos como ”genes” en los cuales está codificado todo lo relativo a la generación y desarrollo de nuestros Organismos, nuestra Vida-Natural-Creada.

Mis reflexiones al Alba de éste 17 de Julio del 2015, fecha aniversaria de mi Descubrimiento trascendental de la Resultante de la Mecánica autónoma del Pulmón: Pulso Respiratorio, están centradas en un recordatorio de algunas de sus consecuencias más importantes, develadas sucesivamente por mí.

La Humanidad es Naturaleza Órgano-Física, integrada a la Naturaleza-Física de su Hábitat Colectivo Natural en el nivel geográfico de su adaptación natural, desde el momento mismo del Nacimiento.

Mi objetivo y mi invitación es a que me ayuden a Salvar-Vidas por medio del mejor conocimiento, Lógico-Racional y Ético, Científico-contemporáneo presente, que he aportado a la Humanidad, relativo a los factores mecánicos y biofísicos que hacen posible la integración cíclica permanente de nuestros Organismos, en ellos mismos y con factores físico-matemáticos del aire atmosférico al nivel geográfico de nuestra adaptación natural, conducente al metabolismo y nutrición celular.

El Pulmón es el órgano central de esta mecánica cíclica. Desde el momento mismo del Nacimiento, del cual es órgano protagónico, conjuntamente con la Placenta, la cual le delega su función respiratoria transitoria y le trasfunde su volumen-masa de sangre, para el llenado de su hemicircuito circulatorio, paralelamente a la llenado de aire de los bronquios y bronquiolos.

Un día como hoy, el 17 de Julio de 1978, fue el día de mi demostración experimental de mi hipótesis trascendental, según la cual el Pulmón debía ser un órgano mecánicamente activo, autónomo, contrastando la teoría tradicional según la cual “el Pulmón es un órgano mecánicamente pasivo, motorizado por el Diafragma y los llamados músculos respiratorios”.

En experimento programado en el perro de experimentación, pude obtener el gráfico de la Resultante de la Dinámica cíclica del Pulmón en su superficie pleural visceral, en el espacio pleural. Analizado en  mi primer libro impreso “Fisiodinámica del Hombre en el Mundo” 

Hasta el día de hoy, 17 de Julio del 2015, han transcurrido 37 años de desarrollo continuado y permanente de mis descubrimientos derivados; primariamente, del análisis e interpretación del gráfico de la Resultante de la mecánica propia del Pulmón en su superficie pleural visceral…

Fueron interpretadas las funciones específicas de los dos sectores anatomo-histológicos del Pulmón: 

1. Los bronquios lobares, responsables de la renovación cíclica-continuada de volúmenes-masas de aire desplazada desde la Atmósfera. 

2.  Los lobulillos, con sus bronquiolos y unidades alvéolo-capilares, para la difusión específica de moléculas de Oxígeno hacia la sangre.

La mejor comprensión del conocimiento alcanzado por mí, hasta ahora, de la Mecánica-cíclica del Pulmón, me exigió el esclarecimiento del Proceso del Nacimiento, ya que este es el punto de partida, la preparación de las condiciones necesarias para el desarrollo de los ciclos respiratorios definitivos, una vez cumplido cabalmente el llenado de las vías aéreas y sanguíneas del Pulmón. (A analizar en un próximo documento en este Blog)

El Pulmón es en sí  un Sistema mecánico de fluidos, mixto, de líquidos y gases, integrado en sí  y con la Atmósfera, así como con el Organismo como un todo. En consecuencia, para el desplazamiento uniforme y continuado de sus contenidos en estado fluido necesita el llenado previo de esas vías, lo que se cumple con el proceso del Nacimiento

Como he descrito aparte, el Pulmón determina y regula la circulación de la sangre por toda su extensa red de vías sanguíneas, por lo que era necesario que asumiera su comando y que integrara al Corazón como una bomba auxiliar intermedia con la circulación general.
El Corazón recibe e impulsa el volumen-masa de sangre que el Pulmón le hace llegar, bajo control del Sistema Nervioso Central,  en cada ciclo global de renovación  de un volumen-masa de aire y, el uso cíclico fraccionado para la toma de Oxígeno; por ello necesita un auxiliar regulador de las grandes corrientes fluidas hacia el Mediastino.

Este concepto explica la necesidad de la división del Pulmón en lóbulos y su distribución y relaciones topográficas en el Tórax, lo cual he desarrollado aparte.

El Tórax está estructuralmente definido para la circulación proporcional y balanceada del aire y la sangre, bajo comando del Pulmón, como órgano central que es, del Complejo Sistema Mecánico de Fluidos y, el desplazamiento de la sangre oxigenada hacia los tejidos orgánicos y, la mezcla gaseosa, después de la oxigenación de la sangre, hacia el exterior, como una corriente de aire caliente conocida como Espiración

¿Cómo se inician los ciclos respiratorios, o mejor dicho, los ciclos de renovación y uso fraccionado de un volumen-masa de aire   pre-climatizado y balanceado?

Los Bronquios Principales, origen  de los árboles bronquiales de los lóbulos derechos e izquierdos son los reservorios inmediatos del aire, en su desplazamiento progresivo, cíclico, hacia el Pulmón y, en ellos, desde las fosas nasales

Cada Bronquio Principal tiene la capacidad para recibir el volumen-masa de aire que deben usar, en cada ciclo de renovación y uso, los árboles bronquiales-lobares correspondientes  
Veamos el proceso mecánico que se desarrolla desde este momento:

Como he debido interpretar, las vías aéreas están genéticamente diseñadas y programadas para funcionar de acuerdo al comportamiento mecánico de los gases; esto es: por contracción disminuyen sus capacidades y, en consecuencia, aumentan proporcionalmente la presión o tensión del volumen-masa de aire contenido y, por la relajación subsiguiente, disminuyen resistencia a la Fuerza molecular expansión del aire antes comprimido, siguiendo la dirección hacia su periferia y, simultáneamente, las capacidades dejadas “vacías” ejercen fuerza aspirante, retrógrada, para su llenado con un nuevo volumen-masa de aire, el cual será usado en el próximo ciclo.

Cada nuevo ciclo, a partir del momento final del proceso del Nacimiento, lo inician, simultáneamente, todos los árboles bronquiales, en respuesta a estímulo nervioso del Vago-Simpático-integrado, desde sus troncos, por lo que debemos recordar que su parte más gruesa dispone de cartílagos que impiden su cierre total y mantiene un volumen de aire que será el volumen inicial de cada ciclo próximo. La parte distal, por contracción muscular, disminuye su capacidad y con ello aumenta proporcionalmente la fuerza molecular expansiva del aire contenido(Ley de Boyle-Mariotte) y, al relajarse, esa Fuerza-molecular expansiva de esta masa de aire previamente presurizado, la hace desplazar hacia su periferia y, el espacio dejado “vacío” ejerce fuerza aspirante del aire contenido en el segmento con estructura cartilaginosa y, el espacio dejado vacío en este, ejerce a su vez fuerza aspirante desde el Bronquio Principal correspondiente y así sucesivamente a lo largo de las vías superiores hasta las fosas nasales y en esta desde la Atmósfera, en el acto conocido como “inspiración”.

Las vías aéreas extra-pulmonares, hasta las fosas nasales, son un reservorio de aire en proceso de climatización y balance progresivo para suplir el aire necesario durante varios ciclos sucesivos de renovación y uso por el Pulmón, como garantía de una Respiración “eupneica”.





lunes, 13 de julio de 2015
La circulación de la sangre.
Esquema conceptual de mi contribución personal a su mejor conocimiento
Américo González Bogen. M.D. Prof. Investigador científico
Caracas, Julio del 2015
Introducción.
Hasta el siglo XVII dominaban las creencias de Galeno y sus seguidores, en lo relativo a la sangre; ésta no circulaba, era producida continuamente en el Hígado y usada en el Organismo.
En ese Siglo XVII se llevan a cabo descubrimientos parciales importantes para la Época, acerca de la circulación de la sangre, como  fueron:
1.     la circulación pulmonar por Servet.
Según Servet la sangre circula por los pulmones, entra por la arteria pulmonar y sale por las venas pulmonares, después de un recorrido intermedio, sin especificación alguna. (En 1924 se descubren trabajos de Ibn Nafis, del siglo XIII, los cuales versaban sobre la circulación pulmonar)

2.     la circulación general por Harvey.
Harvey, con criterio aritmético, descarta los conceptos de Galeno acerca de que la sangre no circulaba y era producida de manera continua en el Hígado, por lo que concluyó que la sangre se reciclaba, esto es circulaba por todo el Organismo.

Quedaba establecida así la existencia de dos circuitos y dos circulaciones sanguíneas, sin especificaciones de sus dinámicas potenciales ni posible integración funcional.
En el Presente histórico, González Bogen demuestra que hay un solo circuito de vías sanguíneas, recorrido por la sangre a lo largo y ancho de dos hemi-circuitos, con funciones específicas complementarias e integradas: el hemicircuito pulmonar y el hemicircuito general, genéticamente diseñados y programados, e integrados por el Corazón, como bomba hidráulica compleja, bajo comando central del  Pulmón, órgano efector del Vago-Simpático-Integrado, en respuesta a descargas nerviosas del Sistema Nervioso Central.
La circulación de la sangre por el hemi-circuito pulmonar, tiene como objetivo propio la difusión selectiva de moléculas de  Oxígeno del aire hacia la sangre y, la salida de gases productos del metabolismo celular; así como irradiación de Calor, como factor multiplicador de la fuerza molecular expansiva de los gases, para acelerar la salida al exterior, en una corriente caliente, de la mezcla de gases resultado del proceso.
La circulación de la sangre por el hemi-circuito general, tiene como  función, la distribución de la sangre depurada y cargada de Nutrientes y Oxígeno entre las células de los tejidos, para su metabolismo, conducente a la nutrición y elaboración de productos biológicos necesarios para el mantenimiento de la Vida-Creada, en el balance que expresamos como Salud.
Los dos hemi-circuitos de la sangre tienen capacidad, Volumen, similar, siendo el Corazón el órgano intermediario en la constitución del circuito único, actuando como una compleja bomba hidráulica, con cavidades conocidas como derechas e izquierdas, las cuales reciben el volumen de sangre que el Pulmón ha definido  puede recibir y oxigenar en cada ciclo.
El análisis actual de los gráficos de mis primeros experimentos, me permitieron concluir que la aurícula derecha del Corazón recibe la sangre venosa desplazada por la Cava, con el volumen y las condiciones de balance previamente programadas por el propio Pulmón y, el ventrículo la eyecta, por la arteria Pulmonar.
La sangre desplazada por la Fuerza Ventricular derecha, a través de la Arteria Pulmonar, llega solo hasta los hilios de los lóbulos pulmonares, los cuales les sirven de relevo, esto es, la distribuyen entre sus ramas bronquiales y, con su dinámica propia, conjuntamente con el desplazamiento del aire, hacen posible su circulación hasta sus lobulillos y, estos a su vez les sirven de relevo y la hacen circular, con fuerza y ritmo propio, paralelo al ritmo del Corazón, como condición necesaria para desplazar, simultáneamente, la sangre hasta sus capilares y el aire, hasta los alvéolos, en las unidades alvéolo-capilares, balanceando la presión de la sangre capilar con la tensión gaseosa del aire alveolar, haciendo así posible la difusión selectiva del Oxígeno hacia la sangre y, la salida al exterior de desechos del metabolismo en estado gaseoso, en una corriente caliente y, el desplazamiento simultáneo de la sangre oxigenada hacia las venas pulmonares, vía aurícula izquierda del Corazón.
Este relevo de fuerzas para la circulación pulmonar es necesario y, se evidencia en la delgada pared del ventrículo derecho, comparado con la del izquierdo.

La  integración funcional de los dos hemi-circuitos que componen el circuito global de la circulación sanguínea la realiza el Corazón, integrado a su vez por el Pulmón, que le aporta los volúmenes-masas de sangre que debe recibir, e impulsar luego, como sangre oxigenada en cada ciclo global.



Perfil científico del autor




El Pulso Respiratorio

Redes Sociales